Ideología de género y sus pretensiones

 

 

7768014-Signo-de-masculino-y-femenino-como-s-mbolo-de-hombre-y-mujer--Foto-de-archivo
Mientras Europa viene de vuelta con dolorosas consecuencias en los adolescentes y jóvenes que fueron usados con el adoctrinamiento del Activismo LGBTI; éste pretende instalarse en nuestra nación con el beneplácito y acuerdo en la agenda del Gobierno actual. Mismo fenómeno que está ocurriendo en los vecinos países de nuestra Latinoamérica.

Es urgente poner en alerta y educar a nuestra población, sobre todo a los padres, ya que con los Proyectos de leyes enviados al Congreso, se pretende “quitar el derecho preferente que tienen los padres a educar a sus hijos conforme a sus principios, valores y creencias”. Lamentablemente hay mucha ignorancia en el tema, y lo que es peor, este activismo ha manipulado el lenguaje y pensamiento de esta sociedad, confundiéndola y manteniendo en oculto, los verdaderos intereses y objetivos de esta Ideología

La ideología de género pretende diferenciar entre ‘género’ y ‘sexo’. Defiende que el ‘género’ de las personas es diferente del sexo biológico y que además, el ‘género’ se elige. De ahí que los seguidores de esta ideología distingan entre ‘identidad’ sexual’ y ‘orientación sexual’

Este pensamiento tiene graves consecuencias ya que “una persona de cualquier edad, supuestamente, puede cambiar su identidad o su orientación sexual a lo largo de la vida. Bien por elección, bien por educación o influencia de otros”. Con el adoctrinamiento que impulsan sus promotores, se explica que “cambiar de género” es una opción más como cualquier otra.

Esta ideología “carece de base científica” al tiempo que niega el hecho de que “la identidad sexual de las personas está definida desde el nacimiento” cuando en realidad “las diferencias entre hombre y mujer son muy claras y se reflejan en la experiencia cotidiana

Se está usando la expresión,“igualdad de género”, ésto confunde por la utilización del término ‘género’. Emplear este término conlleva aceptar, consciente o inconscientemente, la ideología de género”.

Es más correcto hablar de igualdad entre hombres y mujeres porque esta expresión la entiende todo el mundo y no implica planteamientos ideológicos.

Existe una estrategia utilizada mundialmente por las grandes organizaciones de poder,  “La ventana de Overton”que, bajo ciertas metodologías,  logran generar en la sociedad la idea de necesidad y normalidad frente a unos fines que persiguen  anular  todo aquello que, conforme  a la  tradición,  principios inalienables, que corresponden a la ley, al derecho natural y la naturaleza de las cosas, previstas como normales, disponen  positivamente al ser humano a la aceptación de actos pervertidos, inmorales, contra natura, al mismo libertinaje en acción. En suma: “La autodestrucción del hombre y la sociedad”

La manipulación del pensamiento social tiene gran aliado en los medios de comunicación, ya sea prensa escrita, radio, televisión, películas, propaganda comercial, incluso en la música. Su modus operandi es tan sutil y estratégico que la sociedad cae sin darse cuenta en esta vertiginosa trampa mortal. Con mensajes directos y subliminales se llama a la sociedad a la aceptación del homosexualismo y liberación sexual, como parte de la Ideología de género.

La manipulación del lenguaje, se observa también en la  llamada “violencia de género”. Los ideólogos de esta corriente “han conseguido que se imponga esa expresión en lugar de hablar de ‘violencia del hombre hacia la mujer’, que sería lo correcto

Pretende hacer creer que la elección del género (desligando la naturaleza biológica del ser humano)  es un acto libre, ya sea dentro del comportamiento heterosexual, homosexual, lésbico o bisexual, negando, así, la naturaleza humana, usando un lenguaje subrepticio y eufemístico para habituar a las personas a pensar como ellos.

El género sería, de este modo, totalmente independiente del sexo asignado por naturaleza, por tanto el que un hombre sea tal puede no significar que por su sexo lo sea, es decir, puede ser un hombre en un cuerpo femenino o viceversa (Ver: “Gender Trouble: Feminism and the Subversion of Identity” Judith Butler)

Hasta hace pocos años, en nuestros países se asociaba el término “género” al estado femenino o masculino, es decir, al tipo de sexo al que correspondía cada ser humano. Pero la ideología ha tomado la terminología, asignándola como “roles socialmente construidos”

Más es un deber de la sociedad que piensa y analiza, denunciar esta corriente de ideas; ser claros y rotundos en afirmar la igualdad entre hombres y mujeres sin necesidad de hacer concesiones a los ideólogos de género. Estos, a menudo, nos hacen caer en la trampa introduciendo una terminología que no es neutral en absoluto

3d male and female sign

Los fines de esta ideología, entre otros,  son:

  1.  La destrucción de la maternidad, mediante el aborto.
  2.  El cambio de la identidad hombre/mujer, a través de la identidad de género,

3.  La anulación del matrimonio, estableciendo como natural el      vínculo entre personas del mismo sexo.

4. Destrucción de la familia.

5. La perversión y destrucción de los niños, avalando la adopción de   menores por parte de parejas homosexuales           y su cambio de género, no sólo registral sino quirúrgico/cosmético. Demás está decir que el fin en sí mismo es  la destrucción de la Iglesia, de los creyentes y de todo aquel precepto cuyo objetivo sea la valoración de la                       persona, en cuanto ser digno y de la familia, como núcleo primigenio de la sociedad.

“Finalmente, se trata de la destrucción del hombre y la mujer”

Es fácil, así, advertir que la ideología apunta a la reducción de la población, división y control de natalidad, como efecto de lo anteriormente dicho.

Al investigar las políticas, de Europa, Norte América y Latinoamérica, todos los gobiernos de corte socialista apuntan al establecimiento del matrimonio homosexual, adopción homoparental,  leyes que hablan de “violencia de género” y no de violencia contra la mujer/contra el hombre,  educación doctrinal del Estado,  donde los niños sean “educados” (los valores son propios de la educación, no de la enseñanza) en función de los derechos sexuales y reproductivos y no en base a valores establecidos universalmente, énfasis en la Salud Sexual y Reproductiva desde la infancia, con el fin de hipersexualizar y homosexualizar a los niños, aborto como acto normal y de derecho,  etc.

Esta ideología tendría  dos grandes instrumentos: el activismo LGBTI y las feministas radicales. El origen de estas últimas fue en  el año 1968, en  la llamada “Revolución Sexual y Cultural de la Sorbona”, liderado por francesas y comunistas, donde se erige la corriente de liberalismo sexual más radical. Luego se expande a las universidades de EEUU, tratando de demostrar que  “la diferenciación de roles que el hombre y la mujer representan en la sociedad es una ‘construcción social’, una imposición de la cultura dominante”.

Significado de las siglas LGBTI:  

Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgénero, Intersexuales

La ideología de género se ha introducido en la sociedad de modo subrepticio, comenzando con los niños, dentro del proceso educativo, con especial énfasis en la sexualidad. Tanto los colegios como el entorno social, los programas de televisión, internet, animan a los niños desde pequeños a ser hedonistas, convenciéndolos no sólo del goce sexual sino y peor aún, que ellos deben escoger, cuantas veces lo deseen, quiénes son conforme a su sentimiento interior y que el sexo no los define como personas. En suma, nacer con sexo masculino o femenino no es relevante, pues el ser humano no nace sino “se hace”. Es el género lo que realmente caracteriza a la persona, según la ideología.

No es complejo comprender: sólo de este modo todo el resto de la estructura social, es decir, relaciones hombre/mujer, matrimonio, familia, se destruirían, de permitir la ideología como cambio drástico, una reingeniería social muy bien pensada a partir del siglo XVIII, con sustento visible a comienzos de los años 20, durante el Gobierno de Kissinger y Clinton.

Este movimiento impuso en el consciente colectivo de que el matrimonio (heterosexual) es la cárcel para el amor y que todo lo “Sagrado” es el enemigo, de esta ideología; en abierta alusión a la Iglesia y todos los credos.

Por todo lo anteriormente expuesto y por ser gente de principios y bases cristianas, nos oponemos y  declaramos:¡No a la “Imposición Ideología de Género”! Los padres tenemos el derecho preferente de educar a nuestros hijos según nuestros valores y creencias.

 

Bibliografía:

Extracto Talleres de Andrea Balbontín Nesvara, Ideología de Género, Adónde Vamos

https://www.aciprensa.com/noticias/ideologia-de-genero-experto-explica-7-claves-esenciales-39502/

 

febrero 28, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *