La verdad nos hará libres

Escrito por admin el marzo 12, 2016 – 12:16 am -

image

Sin duda alguna nuestra sociedad ha cambiado, estamos viviendo tiempos finales. El pensamiento y la corriente de este siglo se ha empoderado de nuestra sociedad. A Satanás le han bastado aproximadamente 30 años para influir al mundo a través de las comunicaciones, en  jardines infantiles, en Escuelas, en Universidades, en la sociedad en general, con el diabólico pensamiento humanista secular moderno, que lo único que pretende, es borrar a Dios del planeta.

Y no han hecho otra cosa que cambiar las mentes de aquellos que pretendían una educación y formación que les llevaría al bienestar deseado.
Las leyes que se están aprobando hoy en el Congreso auspiciadas por las autoridades de nuestra nación llevarán a ésta, a la más absoluta confusión, debacle y perversión de nuestros ciudadanos. Desgraciadamente, los grupos abortistas y homosexuales,  están tratando de marcar la agenda.

¿Y qué de la propuesta  del gobierno “prosperar en equidad”?. ¿Hay alguna manera de prosperar en equidad sin proteger el derecho a la vida y a la familia como célula básica de la sociedad? ¡De ninguna manera!

 

Este acontecer es a nivel mundial, algunos creyentes opinan que “no hay nada que hacer” porque esto, ya está vaticinado,  eso es una verdad absoluta, pero a la vez, Dios en Su Palabra nos amonesta y ordena que debemos influir y/o intervenir en esta sociedad entregada a la oscuridad, proclamando el Evangelio Eterno;  y más que eso, con nuestro testimonio alumbrar y resguardar en lo que nos sea posible los valores y los principios divinos que nos conducen a la verdadera vida diseñada por el Creador, que trae paz y sosiego para el alma
Leyes como el “Acuerdo de unión civil”  conducente al matrimonio de personas del mismo sexo; el asesinato de niños por nacer, disfrazado de aborto terapéutico, encausando la legitimidad del aborto en toda su magnitud. Y ya prontamente, aparecerá la legislación acerca de la eutanasia; proponiendo que la sociedad joven está cansada de sus ancianos;  que por el contrario, éstos, deberían ser honrados y respetados como fuente de saber y experiencia.

Otros, se encuentran indignos de sufrir enfermedades invalidantes, creyéndose con el derecho a tomar el control de su vida que no les pertenece, optando por el suicidio asistido; no entendiendo que es mucho más loable y digno padecer la enfermedad con dignidad. Teniendo la mejor opción, de invocar a Aquel que tiene el poder para sanar, cambiar la mente y el corazón de aquellos que están confundidos por las tinieblas de este presente siglo malo.
Como mencioné anteriormente, la Iglesia del Señor, “sal y la luz del mundo”, se ha quedado atrás. O mejor dicho, ¿qué estuvimos haciendo estos 30 años? No hemos tenido la competencia de prevalecer ante la sociedad, como pueblo de Dios conocedores de la absoluta verdad divina. Nos hemos encerado en nuestras iglesias a llenarnos del Señor, sin tener la capacidad de trascender hacia afuera.
Ahora somos tratados por esta sociedad, como retrógrados e intolerantes, gente sin amor, hacia los que quieren vivir la vida a su manera.
¿Qué haremos ahora? Aún tenemos las herramientas que el cielo ha entregado en nuestras manos.
En primer lugar, debemos llenarnos del conocimiento de la Palabra de Dios, que nos habla de la verdad, la única verdad y “buena nueva” para el pecador: No se nace homosexual, no hay un tercer sexo…, la gran noticia, es que Dios está dispuesto a sanar, perdonar y hacer todas las cosas nuevas a los que le buscan.
En segundo lugar, debemos ser gente de oración y ayuno para abrir las puertas del cielo, y lo celestial domine sobre lo terrenal; lo sobrenatural de este Evangelio poderoso,  venza la oscuridad en la mente y en el corazón de los hombres
En tercer lugar, llevar a las personas enfermas y confundidas a Cristo; solo Él puede revelarles la verdad y convencerlos que su verdad no es tal, la verdad la tiene Dios en las Escrituras: “Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Génesis 1:27) Tenemos que evangelizarlos, en el amor perfecto de Jesucristo quien no hizo ni hará excepción de personas, para cortar las ligaduras de impiedad. El Espíritu del Señor en su Omnipotencia los hará nuevas criaturas, tal como lo hizo con nosotros.

Compra la verdad, y no la vendas; La sabiduría, la enseñanza y la inteligencia.
‭‭

Con cariño

Alicia


 


Publicado en Reflexiones | No hay Comentarios »

¡Comprometidas con el cielo!

Escrito por admin el junio 9, 2015 – 9:10 am -

¡Amada de Dios! eres una mujer  valiente, comprometida con el cielo, para impactar a la sociedad del hoy e irrumpir  la corriente de este siglo con el Reino de los cielos que transforma y restaura vidas.
Súmate a nosotras en la gigante tarea de revolucionar este mundo y traer a Cristo, lo que Satanás robó. Es tiempo de renovarte en fuerzas y gracia… Y para las que ya estamos en esta tarea, Dios renovará nuestras fuerzas y valor

Atrás ha quedado un año que envejeció y le ha dado paso a uno nuevo. Uno que trae esperanza que no avergüenza y fe que da victoria.

 

 

Es la expectativa de lo nuevo contrastado con lo viejo, con lo que se fue. Puede ser, que se nos haya ido de las manos tiempo que mal invertimos, tiempo que no regresará, quizás fracasamos en algunos proyectos, o no concluimos cosas que comenzamos.
Todo esto, relacionado con nuestra vida que gira siempre en torno a Dios y nuestra dulce dependencia de Él. ¡Amadas las cuerdas nos cayeron en lugares deleitosos y es hermosa la heredad que nos ha tocado! Tenemos que impregnar el alma de este sentir y de esta verdad, ya que si no amamos ni anhelamos con todo nuestro ser nuestra amistad y comunión con el Señor de la vida, iríamos directo al fracaso y seriamos semejantes a la mujer de Lot, que menosprecio tan grande privilegio y liberación
Lo cierto es que estamos comprometidas con el cielo, nuestro norte y nuestra meta es Jesucristo. ¡Cuanta amargura y frustración han llenado nuestra alma por no poder hacer lo que debíamos! ¿Cuántas trabas de enfermedad no nos permitió pasar a la vereda de los vencedores? Cuántas situaciones nos dejaron paralizadas y no cumplimos con el deber?
 ¡Oh y cuanto dolor causa no poder agradar al Señor como quisiéramos! lo amamos con todo nuestro ser, mas no lo amamos lo suficiente en nuestros hechos
Pastoras amadas, la buena noticia es, que ha llegado hasta nosotras una nueva oportunidad, un nuevo tiempo un nuevo y vivo anhelo de ser mejores hijas de Dios…, ¡si!
“El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, y tu ley está en medio de mi corazón”
Esa es nuestra verdad, es toda nuestra vida, Jesus está entronado en nuestro corazón, ése debe ser su trono, y nuestro deber es hacer arder la llama del Espíritu Santo en él, era el deber del sacerdote mantener la lámpara del templo encendida, es nuestro deber hoy, ¡nosotras somos el templo!
Es tiempo de hacer nuevos votos, tiempo de incrementar la comunión y amistad con nuestro Señor, tiempo esperanzador; como mencioné anteriormente, la esperanza no avergüenza y si andamos por fe, somos mas que victoriosas.
“No nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”
Tenemos la promesa, tenemos la fortaleza del Dios Omnipotente, tenemos a ¡Dios con nosotros!
Este año no queremos que las dificultades, las adversidades, el dolor, la incomprensión, las enfermedades, las presiones nos dejen inmóviles. Muchísimo más que esas cosas tenemos a favor, proveamósnos de ellas, están ahí…, en Su Palabra, en la oración, en el compromiso
El año que se fue, envejeció y con el se fueron nuestros fracasos; nuestro Señor es garante de nuevas oportunidades y de triunfos sin precedentes, las invito a creer a sus promesas y su magnánima misericordia y poder.
Sabemos que el Señor nos ha hecho a todas distintas y ha creado a cada una, para cumplir un propósito especial para nuestras vidas. Cuando descubrimos y develamos ese propósito, y ponemos todo nuestro empeño en llevarlo a cabo sorteando las dificultades, ¡se los aseguro…, hallaremos contentamiento y victoria!
Con todo mi cariño,
Alicia
Dorcas: Damas al Servicio de Dios

Publicado en Editorial, Para nosotras | No hay Comentarios »

¡Jesús nuestro Admirable Señor!

Escrito por admin el diciembre 27, 2014 – 9:48 pm -

Setecientos años antes de Cristo, Isaías profeta de Dios, avizoró la llegada del niño Jesús a este mundo, no tan solo su advenimiento, también su vida y el glorioso sacrificio de nuestro Señor dirigiéndose a la cruz, para así pagar nuestras deudas.
Es el llamado “profeta mesiánico”, por cuanto anuncia la preciosa vida del Mesías o del Ungido que salvaría al mundo de sus pecados:

– Isaías anunció el nacimiento de Jesús
-. Escribió sobre la vida de Jesús
-. Describió la muerte de Jesús
-. Profetizó el Reino venidero de Jesús

Su visión es magnífica puesto que también revela los nombres espléndidos de nuestro Señor:

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos has dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz”

¡Admirable!
Si, Jesús fue admirable en su nacimiento

“He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel…, la bella historia del niño Jesús es narrada también en los evangelios; Lucas nos señala el divino mensaje del Arcángel Gabriel a María, ¡ella confundida! más Gabriel le confirmaba esta gran verdad

El nacimiento virginal es el milagro más difícil de comprender para nosotros, algún día no muy lejano nuestro mismo Señor nos contará de aquello

Más milagros en relación a Su nacimiento:

  • Uno de ellos fue la aparición de ángeles a María a José y a los pastores
  • El impuesto que los llevó a Belén, estando viviendo en Nazaret, tuvo que viajar con sus padres para el gran censo. Estaba profetizado que el Ungido naciera en Belén, y así fue.
  • ¡Oh que admirable!! La llegada de los sabios del oriente que estudiando las estrellas, una en especial, y  por la profecía llegaron a saludarlo como el Rey que había nacido…., Oro incienso y mirra,  los regalos que solo lo recibían los reyes

¡Jesús fue admirable en su vida!

El admirable niño en el pesebre fue un milagro. Más ahora no adoramos al niño en el pesebre, su nacimiento allí fue parte de un gran plan.
Adoramos al Señor sin pecado que ahora satisface las personas en Cristo.

  • Oh! Él es como escondedero contra el viento
  • Es como refugio contra el turbión
  • Es como arroyos de agua viva en tierra de sequedad
  • Es como sombra en un gran peñasco en tierra calurosa

¡Jesús fue admirable en su muerte!

Todos morimos a causa del pecado, mas Cristo nunca pecó y murió por los pecadores;

  • Murió llevando nuestros dolores y
  • Murió como nuestro sustituto…, y todos nuestros pecados fueron puestos sobre Él

¡Pero lo mejor viene pronto!

Jesús será admirable en Su reino Venidero

El que murió y resucitó, vendrá otra vez! Y yo lo estoy esperando!!
Cuando  venga a reinar se cumplirá la promesa dada a María:
¡Él reinará para siempre jamás!
¡Su Reino no tendrá fin!

¿Amadas es Jesús admirable para Ustedes?

Descubran lo admirable de nuestro amado Señor, en la Palabra de Dios se encuentra este manantial de vida para todas

¡Dios las bendiga!


Publicado en Noticias | No hay Comentarios »

Practiquemos el Evangelio

Escrito por admin el diciembre 27, 2014 – 7:29 pm -

 

¡Amadas! Estamos en tiempos finales, no nos queda mucho tiempo aquí, por lo tanto no es hora de vivir un evangelio falso, acomodado a nuestra medida

¡Dejemos atrás el amor propio, la comodidad, la rutina, la indiferencia, el desamor, y la parcialidad! Y vamos en pos de la gratitud, el deber, la consagración y la santidad a nuestro Dios

Es tiempo de ponerse en pie, y practicar de una vez por todas el Evangelio Verdadero y transformador manifestado en el servicio a Dios y a nuestro prójimo, ejerciendo la verdadera religión que nos señala el apóstol Santiago:

“La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo”

Para empoderarse de ésta práctica, hay que tener el alma sellada con el “Gran Mandamiento” que Cristo nuestro jefe nos decretó:

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Éste es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas”

¡Y de estos dos mandamientos fluye el Evangelio de salvación del cual somos pregoneras, militantes y pastoras!

Es el amor genuino que debe gobernar nuestro ser; manifestado en perdón, bondad misericordia y compasión, no tan sólo a quienes nos bendicen, sino con más ahínco, dirigir nuestro trabajo con ternura a aquellos que no nos aman tanto como quisiéramos

¡Amadas! Somos las encargadas de poner a nuestras hermanas a los pies del Señor, somos responsables de su crecimiento y bienestar espiritual. Dios no nos ha llamado a contender con los que ha puesto a nuestro cuidado, nos ha llamado a amarles, perdonarles como Cristo  perdonó, a servirles como Cristo sirvió, aún siendo Dios

Nosotras debemos ser las expertas en perdonar, el Señor nos ha puesto en un lugar alto, de privilegio…,y es hora ya de levantarse y tomar el lugar con el que Cristo nos distinguió, nuestra altura espiritual es mayor, tenemos una elección divina

¿Y qué de nuestra vida y de nuestros derechos? ¿Estamos expuestas a ser criticadas, difamadas, juzgadas por quienes integran nuestra congregación?
¡Claro que si lo estamos!
¿O no lo estuvieron aquellos que anduvieron por el Camino? ¿No lo estuvieron los grandes que aparecen en la galería de los héroes de la fe, en Hebreos 11?
¿Y cuanto más nuestro Señor Jesucristo?
¡Sí! Son aquellos de los que se cuentan proezas, aquellos que se atrevieron. De los cobardes y pusilánimes no se cuentan historias, es más, nuestro Señor y Dueño exhorta y desafía a los suyos: ¡los valientes arrebatan el Reino de los cielos!

Fortalecerse  en el poder y la fuerza del Señor es el secreto para triunfar.., y permanecer llenas del Espíritu Santo es nuestra arma para vencer, Éste, nos ciñe de poder…,sólo así llevaremos a cabo la misión para lo cual hemos sido elegidas

Nuestro llamado no es tomar señorío del rebaño, al contrario, somos servidoras de nuestras hermanas; cuando hagamos nuestro este paradigma, recién entonces comenzaremos a vivir en plenitud y gozo el Evangelio eterno. Y proseguir como Pablo, asiendo aquello para lo cual fuimos asidos por Cristo Jesús; y al fin, “ser lo que Cristo quiere que seamos”

¡Oh sólo así podrá descansar, y alivianarse nuestra alma…,respirar aire celestial triunfando en luz sobre las tinieblas!!

Con cariño, Alicia


Publicado en Editorial, Para nosotras | No hay Comentarios »

“Dorcas: Damas al servicio del Señor”

Escrito por admin el diciembre 27, 2014 – 6:16 am -

Dorcas

 

Amadas de Dios:

El nombre con el que mencionamos las personas o cosas tiene mucho que revelarnos o indicarnos, es así, como individualmente o colectivamente tenemos un nombre. Para nosotras, las que conformamos el área femenina de nuestra Iglesia, nos sentimos identificadas con nuestro ilustre apelativo, “Dorcas: Damas al Servicio del Señor”

En hechos 9.36, leemos lo siguiente:

“Había entonces en Jope una discípula llamada Tabita, que traducido quiere decir, Dorcas.  Esta abundaba en buenas obras y en limosnas que hacía.”

El nombre Tabita es la transliteración del nombre arameo tabyetha, que significa “gacela”. Y la forma griega de Tabita es dorkás, que también significa “gacela”

Dorcas o Tabita era una mujer que se caracterizaba antes los demás por abundar en hacer buenas obras para los más necesitados, lo primero que tenemos que saber de ella, es que era una “discípula”. Cuando la naciente Iglesia del Señor se puso en movimiento, ocurrieron hechos portentosos: miles se salvaron en Jerusalén, Saulo se convierte durante la persecución a la Iglesia, Pedro sana a un paralítico en Lida y resucitó a Dorcas en Jope. ¿Por qué causó tanto revuelo su muerte? ¿Por qué las viudas y necesitados lloraban su partida? Es en ese punto de su vida, cuando todos conocemos su historia.

La respuesta era manifiesta  para todos en Jope, Dorcas se había dedicado a Cristo y le seguía en su vida diaria. El fruto del Espíritu era evidente en su vida pues su testimonio no eran palabras vacías; otros podían ver a Cristo en su vida, y su fe era viva de tal forma que daba fruto que bendecía a los demás. Tal como Pablo lo aclara en efesios 2:8-10, las buenas obras fluyen de una fe geuina, y Jesús mismo, dijo que nuestras buenas obras glorificarían a nuestro Padre que está en los cielos (Mateo 5:16)

Vamos nuevamente a apreciar las características de esta bella mujer:

  • Dorcas era diligente, abundaba en buenas obras y limosnas que hacía
  • La misericordia de Cristo se veía por medio de ella
  • Ella veía a las personas como Dios las veía: Necesitadas de Su amor
  • Las manos de Dorcas se convirtieron en las manos del Señor; las viudas encontraron que aquellas manos eran manos proveedoras, ella siempre había estado allí, respondiendo a sus  necesidades, los había ministrado con amor. Esas manos habían dado un gran testimonio tangible, habían cosido muchas prendas de vestir, ¡oh! sus manos hablaron del amor de Jesús.

Es por ese motivo, que los discípulos enviaron a buscar a Pedro que estaba en Lida; él acudió al llamado, tal vez pensó en las circunstancias cuando Jesús resucitó a Lázaro, cuando vio a la familia y amigos llorar por su partida.

Pedro llamó a la mujer para que volviera a la vida: “Tabita, levántate”  y ella resucitó de entre los muertos. A través de su resurrección muchos entregaron su vida al Señor.

Nosotras ostentamos ese nombre, y asimismo ocupamos un lugar de privilegio en la Iglesia del Señor para dirigir nuestra acción y servicio hacia Él. Las invito a revisar nuestro cometido, a replantearnos nuestra labor. ¿Se han preguntado al finalizar el día, si lo que hice o no hice, está agradando a Dios?, ya que todo el trabajo que realizamos se derivará solo a un parámetro exigido por nuestro Señor Jesucristo: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22: 36-39)

Entonces el Rey dirá…, Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui huésped, y me recogisteis; Desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí.  Entonces los justos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos? ¿Osediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos huésped, y te recogimos? ¿O desnudo, y te cubrimos? (Mateo 25:35-39)

¡Que Palabras más solemnes y que sentencia más sobrecogedora! Más no debemos temer, “porque el perfecto amor echa fuera al temor”. Estamos a tiempo de reconsiderar nuestro trabajo en el Señor… ¿Dan nuestras obras testimonio del amor y de la compasión de Jesús por nuestro prójimo? ¿Estamos dando de comer al hambriento, cubriendo al desnudo, visitando al enfermo y al encarcelado?

Como discípula, Dorcas dio testimonio del poder salvador de Cristo…, y mediante sus obras dio testimonio de la compasión de Cristo.

“Puede que un gesto de amor y bondad no altere el curso de la historia; pero si cambia el rumbo de una vida, vale la pena”

Con cariño

Alicia

 

 

 


Publicado en Editorial | No hay Comentarios »

¡El Reino de los cielos ha llegado a nosotras!

Escrito por admin el noviembre 25, 2014 – 5:31 am -

Hemos recorrido un gran año, para volvernos a reencontrar y compartir en estos selectos días  cada victoria y presentarla a los pies de Cristo, las derrotas también son tremendos triunfos, ya que de ellas aprendemos a ser más que vencedoras en Cristo Jesús. Todo ha sido y será siempre, “Para la gloria de Dios”

He querido llamar vuestra atención y recordarles explícitamente que somos la Iglesia del Señor, pero a la vez “Ciudadanas del Reino de los cielos”. Reiterar esta gran verdad revelada en Su Palabra: ¡El Reino de Dios ha llegado a nosotras! (Mateo 12:28)

Las invito a recordar un pasaje relevante de las Escrituras: Juan el Bautista se encuentra en el desierto de Judea, y hace el siguiente anuncio…,“Arrepentíos, porque el Reino de los cielos se ha acercado” (Mateo 3:2)

Luego el propio Señor Jesucristo morando ya en Capernaum, comienza a predicar:
“Arrepentíos, porque el Reino de los cielos se ha acercado” (Mateo 4:17)

Por lo tanto, el Reino de los cielos lo trae nuestro Rey Jesús, “Dios y Redentor nuestro”. Este Reino que es “ahora” y aún está “por venir”, en la gloria postrera por toda la eternidad.

Necesitamos saber que este Reino tiene Principios. Tenemos que aprender a pensar y actuar como un habitante y gobernante del Reino, es decir, la persona que Dios nos creó para ser. Debemos encantarnos, deleitarnos en él, porque nuestro Rey es único y soberano Dios…, tenemos responsabilidades en esta nueva vida, también derechos, promesas aquí y en la vida venidera -la eternidad sin fin-

El Concepto de reino se ha perdido en nuestra cultura contemporánea , el hombre ha optado por diseñar sus propias formas de gobierno, pero sus experimentos continúan fracasando

Buscando la definición de Reino, consideraremos lo siguiente: La influencia de gobierno de un rey sobre su territorio, impactándolo con su voluntad, propósito e intención personales, produciendo una cultura, valores, moral y estilo de vida que refleja los deseos y la naturaleza del rey ante sus ciudadanos.

Para el pueblo de Dios, Su voluntad y propósito, están plasmados en la Palabra que  trasciende e impacta nuestra vida, ella nos señala:

“Más bien, busquen primeramente el Reino de Dios y su justicia, y todas estas  cosas les serán añadidas” (Mateo 6:34)

Esta Palabra nos inserta en un estilo de vida único y diferente al mundo, y a la vez, nos enfrenta con éste mismo. Es el gobierno del hombre contra el gobierno de Dios
La prioridad del mundo es contraria a “La prioridad de Dios”. Es urgente conocer esta prioridad, ya que ello determinará nuestro éxito como funcionarias y ciudadanas del Reino.
El Reino Dios debe ser buscado, estudiado, entendido y aprendido. Buscar, estudiar, perseguir, explorar, entender, aprender, considerar. Los buscadores tienen un deseo de saber y poseen pasión hacia el objeto de su búsqueda.

Tenemos que hacer del Reino, lo “Primero” Prioridad número uno. Otorgar el mayor valor al Reino de Dios ubicándolo por encima de todo lo demás. Él debe ser nuestra mayor prioridad. El reino no es una religión o alguna forma de ritual.

Hemos sido conminadas a buscar la justicia del Reino; Ser justos significa estar alineados con la autoridad, estar en buenas relaciones con la autoridad, estar en un alineamiento legal o legítimo, y estar parados correctamente en cuanto a la ley o las regulaciones (Principios) y cumplir con las exigencias de la autoridad. Por eso Jesús enfatiza en el Reino y en la necesidad de ser justos para poder recibir todas las cosas añadidas

Por último debemos recordar lo que nuestro Rey ha manifestado a los suyos “Mi Reino no es de este mundo…
Si el Reino de los cielos es oposición al reino de este mundo…, ¿Por qué queremos hacer de este mundo nuestro reino?

Observe esta sobrecogedora verdad declarada por el apóstol Juan:

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.
Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.
Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”
(1 Juan 2:16-17)

¡Dios las bendiga, ciudadanas del Reino de los cielos!

Con cariño

Alicia


Publicado en Editorial | No hay Comentarios »

La llegada del Rey

Escrito por admin el diciembre 21, 2013 – 9:56 pm -

 

 

¡Amad@s, ya es Navidad! Navidad es Jesús, nuestro Rey, Dios y Señor…, Su nombre está en nuestra lengua y en nuestro corazón. Las invito a poner nuestra mirada en Belén de Judea, tal como lo señala Mateo en el capítulo 2 versículos 1 al 12 y Miqueas capítulo 5, verso 2:

“Y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad”.

¡Jesús de Nazaret! el Mesías profetizado, el Libertador, de quien hablaron Moisés y los profetas…
Es el Niño que nos es nacido, el hijo que nos es dado, del cual habla Isaías, que será llamado Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz (Isaías 9:6).

Sencillamente es, ¡Dios con nosotros y Emanuel! Aquel cuyo programa contemplaba venir a salvar lo que se había perdido, ¡y vaya que sí lo hizo! Este Señor y Creador, viene del futuro…, de la eternidad, a este presente siglo malo, e irrumpe en él, con la belleza humilde de un niño recién nacido, en el que se centra toda la esperanza de la humanidad…, ¡Oh sí! es el Eterno que ha bajado…, tanto es nuestro valor para Él.
Jesús irrumpe nuestra historia y la cambia para siempre, divide las épocas (Antes de Cristo y Después de Cristo).

Bendito el Dios de Israel, desde la eternidad y hasta la eternidad (Salmo 106:48)¡es Dios! Aún el no creyente, tiene que doblarse ante Él, aunque no quiera hacerlo, con sólo proclamar una fecha, es honrado y adorado el autor y dador de la vida, ¿Cómo pensar en una genealogía, para “el Alto y Sublime, el que habita la eternidad”? Sin embargo existe una razón poderosa, para ser incluidas éstas, en los dos grandes Evangelios de Mateo y Lucas. Una genealogía es la historia de la descendencia de una familia o de un individuo a partir de un antepasado; las genealogías impresas en Mateo 1:1-17 y Lucas 3:23-38, no son parecidas y la razón está, en que cada caso, la línea de descendencia de Cristo tiene un fin diferente.

Mateo lleva la línea de Jesús hasta Abraham y David, para demostrar que era “judío” (descendiente de David). Lucas, en cambio, retrocede hasta Adán para demostrar que pertenece a la “raza humana”, el hombre ideal nacido de mujer…,que bellas imágenes de Jesús. Aquel que habita en gloria inaccesible, ahora se muestra a través de los respectivos evangelios: Mateo lo presenta como Mesías (Ungido de Dios), Lucas como hombre. El cielo y la tierra se conjugan para mostrar al ¡Deseado de las naciones!…, el Dios Hombre.
Por tal razón. Las genealogías nos interesan, porque nos ofrecen clave de la vida de Cristo. Nos muestran desde el comienzo mismo, que no se trataba de un hombre más, sino que descendía de linaje real, y que corría sangre real por sus venas. De no haber sido Rey, no podía arrogarse el derecho a gobernar nuestra vida. De no haber sido Hombre, no hubiera podido conocer “nuestros dolores” ni ser experimentado en quebrantos” como lo expresa Isaías.

“Henrietta C. Mears” en su mirada al libro de Mateo, nos invita a seguir “la senda del Rey y a comprobar cuánto tenía de Rey:

  • Nombre de Rey: Llamarás su nombre Emanuel (Mateo 1:23).
  •  Posición de Rey: De ti saldrá un guiador, que apacentará (lo regirá) a mi pueblo Israel (Mateo 2:6).
  • Anuncio de Rey: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas (Mateo 3:3).
  • Coronación de Rey: Este es mi hijo amado en quien tengo mi complacencia (Mateo 3:17).
  • Respeto debido al Rey: Al Señor tu Dios adorarás, y a Él sólo servirás (Mateo 4:10)
  • Proclamación del Rey: Y abriendo su boca les enseñaba (Mateo 5:2) Les enseñaba como quien tiene Autoridad (Mateo 7:29).
  • Lealtad de Rey: EL que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama (Mateo 12: 30).
  • Enemigos reales: Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, los principales sacerdotes y de los escribas (Mateo 16:21).
  • Amor del Rey: El hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y dar su vida en rescate de muchos (Mateo 20:28).
  • Gloria Real: Cuando el hijo del Hombre venga…, entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi padre, heredad el Reino (Mateo 25:31-34).
  • Sacrificio de Rey: Cuando le hubieron crucificado…pusieron sobre su cabeza su causa escrita: Este es Jesús, el rey de los judíos (Mateo 27:35-37).
  • Victoria de Rey: No está aquí, pues ha resucitado, como dijo (Mateo 28:6).

¿Amad@s, es Jesús realmente vuestro Rey?

Es de sabios reconocer a Jesús como Rey, los sabios del Oriente lo buscaron con inteligencia e investigación; siguieron la estrella, trajeron sus tres presentes al Rey:

Oro

Incienso

Mirra

¡Como correspondía al Rey!

El niño Mesías era el legítimo Rey, es reconocido por los sabios como el “Rey de reyes” -El oro era propio de los reyes-.

Era el legítimo Sumo Sacerdote -el incienso es un aroma que antiguamente sólo se le ofrecía a la Divinidad- con esto queda de manifiesto que Jesús es Dios.

Era el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo -la mirra es una sustancia que se untaba en los cuerpos de las personas que morían- con esto manifestaron que Jesús también es hombre y que habría de morir por salvarnos.

Hoy todavía hay sabios que buscan al Salvador, y sabemos que los que en realidad lo buscan, lo hallan (Jeremías 29:13).
Sin embargo hay otro tipo de sabios, los sabios que no se interesaron en Belén ni en la estrella, ellos eran los principales sacerdotes y los escribas designados como sabios de ese tiempo.

Estos hombres sabían la ubicación, pero no creyeron que el Señor había venido (Mateo 2:5), conocían el lugar, pero desconocieron la Encarnación, dudaron de la deidad de Cristo…, serían espinas de su costado, contribuirían a ponerle espinas sobre su cabeza, ¿Actualmente hay hombres como ellos? Si, encontramos a muchos sabios que reconocen que Jesús es sólo un buen hombre, otros lo aclaman como un gran maestro, otros hablan de su maravillosa filosofía de vida, y otros hablan de Él como profeta. Los sabios del tiempo de nuestro Rey, sabían las Escrituras pero nunca hallaron al Salvador, fueron a la Biblia para contestar la pregunta de Herodes (Mateo 2:6); hallaron la respuesta bíblica en Miqueas 5:2, pero no la aplicaron a sus vidas.
Se puede saber mucho acerca de la Biblia, y no obstante, estar perdido; de hecho en estos días muchos oirán la historia del niño del establo, conocerán acerca de la Navidad, más no son salvos.

Los religiosos de la época sabían que Cristo gobernaría, pero no le permitieron que fuera el Señor de ellos (Mateo 2:6) ¿Por qué estos sabios no se apresuraron a Belén para encontrar a Cristo? Tal vez temieron perder el favor de hombres, o estaban acostumbrados a la rutina de su religión y/o seguramente pensaron que era un gran riesgo creer en Él.

Para nuestra reflexión hoy, deseo recordarte que los verdaderos sabios arriesgan todo para buscar y hallar al Salvador. Y ahora que le has hallado y conocido, ¿Sigue siendo Jesús tu Rey? ¿Eres de los sabios que continúa buscando insistentemente Su presencia? ¿Qué presente traerás hoy a tu Rey?
Con cariño
Alicia

 


Publicado en Editorial | No hay Comentarios »

Principios y convicciones espirituales

Escrito por admin el diciembre 14, 2013 – 3:20 am -

 

 

Amadas:

Un principio, según la RAE, es una norma o idea fundamental que rige el pensamiento o la conducta.
Como cristianos, nos regimos por los principios establecidos en la Palabra de Dios, los cuales son “absolutos” e “inalterables”, no importando la época, cultura o condición. Lo establecido por Dios en su Palabra es inamovible.
Hoy en día, vemos como nuestra sociedad ha caído en el relativismo moral, y ya nada es objetivo ni absoluto, pues cada cual, decide como regir su conducta. Algo que es bueno para mí, puede no serlo para el otro.
Es así, como muchos cristianos hoy en día, se han dejado llevar por la corriente de este siglo, viviendo un evangelio emocional, sin fundamento sólido, y transando “aquellos principios” que aseguraban una estabilidad espiritual. Yo me pregunto… ¿Dónde están nuestras convicciones? Para muchos, es más fácil involucrarse en una defensa política, económica o educacional, antes que defender la “siempre eterna Palabra de Dios”

Muchos creyentes estudiosos de la Escatología Bíblica, observan con espanto el día señalado por las Escrituras, donde los hombres que acepten la autoridad del anticristo, serán marcados en la mano derecha, o en la frente (Apocalipsis 13:16-17)…, más no han considerado que la “corriente de este siglo” ya comenzó, y la filosofía con el humanismo secular está penetrando con fuerza, en todos los ámbitos de la vida del ser humano a través de los medios de comunicación y la educación impartida en los colegios.

El “misterio de la iniquidad” ya está actuando, lo más lamentable es que está entenebreciendo a la iglesia que no está fundada en la Roca Eterna que es Cristo Jesús; temen el pavor de la Gran Tribulación, y no se dan cuenta que es “Ahora ya” cuando tenemos que mantenernos incólumes en nuestra fe, sin transar nuestros principios morales por un mejor bienestar social y económico. Amadas, no olvidemos el ejemplo de Abraham, y Lot su sobrino, (Génesis 13:9-17). Lot eligió según sus ojos, asegurando un porvenir económico y de estabilidad; Abraham agradó a Dios, sabiendo que su riqueza y su sustento provenía de Jehová JIREH, de EL-SHADDAI, del Dios Omnipotente…, todos sabemos el final de la historia.

Solamente la firme convicción en los principios soberanos de Dios, provocada por la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas, puede hacernos cambiar conductas, enmendar malas acciones y comenzar a vivir una vida plena en el Espíritu. Las emociones no logran un cambio real, puesto que son efímeras, débiles y cambiantes. Por esta razón, muchos cristianos viven en el mar del desaliento, puesto que son llevados de aquí para allá, siendo vulnerables a los ataques contra la mente.
“El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.” (Santiago 1:8)

Es la mente uno de los blancos preferidos de nuestro enemigo, por esta razón la palabra nos ordena renovar nuestro entendimiento, no conformándonos a este siglo. “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. (Romanos 12:2). La forma de renovar nuestro entendimiento es a través de la Palabra de Dios, la cual comenzará a actuar en nuestras vidas produciendo convicciones firmes y sólidas, y solo así podremos comprobar cuál es la perfecta voluntad de Dios para nuestras vidas.

El desconocimiento e ignorancia de la Palabra nos hace errar, pues solo la Palabra es “Lámpara a nuestros pies y luz a nuestro camino”, que nos señala por qué senda caminar. Muchos cristianos han basado su fe, incluso en mitos y tradiciones creadas por los hombres, defendiéndolos a como dé lugar, y envolviéndose en discusiones insípidas que para nada edifican. Es más, muchos defienden con más ahínco tradiciones y dogmas humanos que la propia Palabra de Dios. “Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis ignorando las Escrituras, y el poder de Dios”. (Mateo 22:29)

La iglesia del Señor, no está llamada a defender posturas o pensamientos humanos, o posturas y corrientes políticas. Quien defiende nuestro derecho es el Señor, y la perfecta justicia proviene de él.
En tiempos como los actuales, donde la sociedad busca los mejores líderes para gobernar, la Iglesia también debe ser consecuente con sus principios, de tal forma de no dejarse llevar por ideas o corrientes que van en contraposición a las Escrituras y al pensamiento eterno de Dios.

El seguir la Ley de Jehová, el guardar sus mandamientos, el temor a Jehová, el seguir la misericordia y la verdad, el no apoyarse en nuestra propia prudencia, el perdón, la santidad, la rectitud, la integridad, la adoración genuina, son principios que nos aseguran plenitud en el Espíritu, paz, prosperidad y salud espiritual y física. El amar la ley de Dios, y encontrar en ella nuestra delicia, nos hace ser, como árbol plantado junto a corrientes de agua, nos hace dar frutos en su tiempo, y nos hará prosperar toda obra de nuestras manos.

“Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.”(Salmos 1:1-3)

Es necesario que la iglesia del Señor se levante, pero solo a defender su fe, tal como el Señor a través del apóstol Pedro nos encarga.
“…sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; “(1 Pedro 3:15)

Debemos estar preparados, para presentar defensa de la ESPERANZA QUE HAY EN NOSOTROS, CON MANSEDUMBRE Y REVERENCIA. Es así como toda defensa acérrima de ritos y tradiciones humanas, mediante ataques, mentiras, contiendas y odios está en CLARA OPOSICIÓN A LO ORDENADO POR LA PALABRA.

Convicción, no emoción.
Principios bíblicos, no tradiciones
Nuestra fe, no pensamientos humanos

Este es el tiempo en que la verdadera Iglesia se levante a vivir una vida con convicción plena en la Palabra de Dios, pues solo así, nuestro enemigo y la turbación que él trae serán derrotadas.

Con cariño
Alicia

 

 

 

 


Publicado en Noticias | No hay Comentarios »

Héroes de la fe

Escrito por admin el agosto 1, 2013 – 10:37 pm -

 

Amadas en el Señor:

 

Nuestra sociedad camina por tiempos difíciles. Crisis en todo ámbito, político, económico, social, familiar. Cada nación hoy en día vive sus propias circunstancias marcadas por desasosiego, desesperanza y turbación. Se buscan métodos, fórmulas, y respuestas. La lucha se ve a todo nivel, desde el más alto y connotado sector,  hasta los sectores más vulnerables y olvidados.
Con frecuencia, y de forma inconsciente la sociedad busca “héroes” que logren revertir todos los males, y que sean salvadores de las profundas crisis que se viven.

Muchas religiones están levantando su bandera, proclamando sus verdades, y tratando de dar respuesta a tantos corazones heridos. Muchos políticos dicen tener la respuesta.

 

Como pueblo de Dios, como real sacerdocio y linaje escogido que somos, sabemos y entendemos con claridad que el problema del hombre no radica en elegir bien a los políticos de turno, o en lograr economías sólidas que disminuyan los altos índices de pobreza o desempleo. Discernimos que el grave problema de esta sociedad, tampoco radica en los altos niveles de delincuencia ni en el problema de la educación, muy de moda en estos tiempos. Una iglesia con visión de Dios, sabe que, aunque tuviesen nuestros jóvenes educación gratuita y de calidad, las crisis seguirían latentes.

 

El verdadero problema del ser humano, por ende, de la sociedad, radica en el corazón. Un corazón que no ha sido marcado por Dios, jamás podrá dar respuesta a sus múltiples necesidades, pues, el verdadero problema del hombre es el pecado, y todo lo demás, es consecuencia de estar lejos de su creador.

 

La Biblia, que es la palabra de Dios, nos cuenta, en innumerables libros y pasajes, historias de verdaderos héroes, que, en tiempos de crisis de su pueblo, estuvieron dispuestos y preparados ante el llamado de Dios. La palabra nos cuenta, cómo simples hombres y mujeres, supieron responder al llamado de su Dios, en el tiempo y lugar precisos.

 

El pueblo de Dios, Israel, vivió innumerables crisis, que fueron el resultado de la rebeldía y desobediencia. Pero, justo en esos momentos, hubo hombres y mujeres, consagrados, apartados, preparados, sensibles ante el llamado, y por sobre todo dispuestos y comprometidos a dejarlo todo por cumplir un llamado más alto: ser aquella luz que el pueblo necesitaba para su restauración. La Biblia los llama “Héroes de la Fe” porque fueron usados por Dios, y marcaron un hito tan importante, que al responder al llamado lograron que el pueblo se convirtiese de sus malos caminos y se volviese a su Creador. El mérito más glorioso de estos héroes, no fue precisamente su capacidad o valentía humanas, sino que, al contrario, fue su fe a toda prueba puesta en Dios, y su compromiso, de dar aun la vida, por cumplir el llamado. Creyeron aun, de esperanza contra esperanza, e incluso muchos de ellos no recibieron lo prometido.

 

 

Por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon boca de leones, apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerza de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros. Impactaron de tal modo la tierra, que el pueblo que vio su actuar nunca más fue el mismo. Aun así, experimentaron vituperios y azotes, prisiones y cárceles. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada, anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y cabras, pobres, angustiados, maltratados, de los cuales EL MUNDO NO ERA DIGNO.

 

Abraham, Sara, Moisés, Rahab, Gedeón, Débora, Samuel, David, Elías, Isaías, Daniel, Ester; Juan, Pedro, Jacobo, Pablo y tantos más…, nadie los vio, ni los aplaudió. Sabían que fama, jamás iban a tener. Pescadores locos que quisieron ir tras Jesús, sin saber lo que iban a ganar. Pero, su seguridad, era el llamado de Dios. Dejaron todo, dieron hasta sus vidas por este alto llamado. Por eso, sus nombres quedaron para siempre en la palabra de Dios, como ejemplo de lo que, sencillos hombres y mujeres pueden lograr en sus manos.

 

Hoy, el mundo clama por héroes. Ya no están los patriarcas, ni los profetas ni los apóstoles. Pero estas tú. Hoy, el llamado es el mismo. Alumbrar a una sociedad moribunda. Proclamar esperanza a una sociedad agónica. Levantar el estandarte de Cristo en una sociedad confundida.

El más grande ejemplo de heroísmo, fue, el de aquel, que siendo Dios, no estimó el ser igual a Dios, sino que tomó la condición de hombre, y se humilló hasta lo sumo, hasta la muerte. El más grande héroe de toda la historia, por amor, solo por amor, se entregó a Sí mismo, pagó el precio, consumó el plan, redimió al pecador, saldó la deuda, y abrió un camino.

 

El precio fue pagado, pero el mundo necesita, con urgencia, que esta historia sea proclamada. Para esto, se necesitan “heroínas de la fe” que tengan en poco sus propias vidas, y que digan Sí, tan solo porque Jesús los llamó…

¿Te atreves a ser esa mujer que Dios necesita?

¡El cielo aplaudirá tu decisión!

Con cariño, Alicia


Publicado en Noticias, Para nosotras | No hay Comentarios »

Amadas…,¿Cómo está nuestro vaso?

Escrito por admin el julio 22, 2013 – 1:19 am -

 

En medio de este avivamiento (¿o diríamos pseudo avivamiento?) espiritual que está ocurriendo en el mundo cristiano, y que ha venido a nosotros a través de la televisión cristiana, más lo que podemos observar en nuestro propio país; hay un punto que me preocupa y quisiera compartirlo con ustedes. De todas maneras, siempre va a ser una bendición que la palabra de Dios llegue a todo el orbe, ya sea a través de la iglesia misionera, la radio, la televisión; la Iglesia debe cumplir el mandato de Jesús…, “la gran comisión”, ese es nuestro propósito, nuestra visión, alcanzar a los perdidos; el asunto es, el cómo lo hacemos, y porque no decirlo quienes “deben hacerlo”.

 

Para avanzar hacia el tópico de este comentario, deseo compartir con Ustedes un pasaje de las escrituras que siempre me ha conmovido y obviamente tiene mucho que decir, en especial a aquellos que deseamos fervientemente hacer la voluntad de nuestro Padre celestial, aquí va:

 

     “Entonces dije: ¡Ay de mí! Que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los Ejércitos.

     Y voló hacia mí uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas;

     Y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado.

     Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí”

                                                          Isaías 6: 5 -8

 

Impresionante, ¿no?  Es estremecedora la pregunta, de igual forma la respuesta.

Isaías era un “vaso” que deseaba ser usado:

 

¿Cuál fue la condición:

 

Dios lo santificó, limpió y purificó, y por lo tanto lo dejó apto para comenzar una visión profética mesiánica que es de nuestro conocimiento “traería el verdadero avivamiento a la tierra”

 

Setecientos años después, tenemos a otro hombre usado por Dios, de singulares características ya que era el anunciador y proclamador del deseado de todas las naciones. Juan se refirió a Jesús de la siguiente forma:

“Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento, pero EL que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; EL os bautizará en Espíritu Santo y fuego”

Mateo 3:11

 

Ahora trasladémonos a un lugar muy especial, hay una muchedumbre, un predicador, no hay púlpito ni sillas, sin embargo el  predicador es  especial, y es EL quien embellece el lugar y el paisaje; sus palabras dan vida, sus palabras son de autoridad, lo reconocían como aquel que:

¡Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre! (Juan 7:46).

Sí, es El, es Jesús de Nazaret. La multitud oye, pero sólo una mujer no se resistió ante tal sabiduría, amor y poder, y entre la multitud su voz se hace oír, grita:

“Bienaventurado el vientre que te trajo, y los senos que mamaste…, la respuesta es inmediata: “Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan”

 

La condición:

 

Oír la palabra de Dios, guardarla en nuestros corazones, la palabra obedecida, la palabra puesta en acción. Esa palabra obedecida y vivida en nuestras vidas, es lo que provoca el verdadero avivamiento en cada creyente, es la palabra la que nos hace limpios, tal como se lo dijera Jesús a sus amigos; una vez limpios en agua (la palabra) y Espíritu estaremos preparados para cumplir con el propósito de la Iglesia aquí en la tierra: Predicar el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo, continuar la obra del maestro;

 

“Cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles” (1ª Pe 1: 12)

 

¿Cuál es la condición?

 

Ser lleno del Espíritu Santo (Lucas 4: 1-14). Jesús siendo el hijo de Dios necesitó ser lleno del Espíritu santo, los apóstoles necesitaron ser llenos del Espíritu Santo, Pablo, necesitaba ser lleno del Espíritu…, y nosotros, ahora y aquí, necesitamos ser llenos del Espíritu Santo.

 

Pero, ¡atención! Esto no es sencillamente convertirse en cristiano y recibir el Espíritu Santo como depósito garantizando nuestra salvación. La Biblia utiliza muchas maneras distintas para definir este “ser lleno” pero no es la clasificación lo que importa, sino lo que realmente sucede, es decir, estando llenos del Espíritu Santo y guardando la palabra viva en nuestras vidas, “somos capacitados para hacer la voluntad de Dios y para ser discípulos verdaderos de nuestro Señor Jesucristo”

 

El evento más espectacular acontecido en mi vida fue mi conversión, tenía 17 años, recibí a Cristo en mi vida y se quedó para siempre y por siempre, la palabra de Dios y el Espíritu Santo derrumbaron mi antigua vida, y todas las cosas fueron hechas nuevas para mí…, mis pecados habían sido perdonados, y…, lógico hubo fiesta en el cielo, y fiesta en mi corazón. Conocer a Cristo es fascinante, y la forma en que su palabra ha marcado mi destino también; compartiré alguna de ellas que han sido un derrotero fiel y seguro para mi vida:

“¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra”

Salmo 119: 9

“Procura con diligencia presentarte ante Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad”

2ª Timoteo 2:15

 

Y que opinan de Gálatas 5: 16 al 19? Y de Gálatas 5: 22 -23?

 

Es el fruto del Espíritu, prueba irrefutable de que está EL, ahí, en mi corazón;

 

Yo lo llamo el “Diamante de nueve caras” joya preciosa que debe ostentar genuinamente todo creyente, ¡no se aceptan imitaciones! Contemos los prismas de nuestro diamante, las arras del Espíritu:

“Amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley”

Bueno, me he devorado la Biblia, y he aprendido a amar a personas muy especiales que un día espero conocerlas, aparte de nuestro amado Dios, al que un día veremos cara a cara. No puedo dejar atrás pasajes tan especiales que se encuentran en el libro de Jeremías 9: 23 – 24:

 

“Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas.

Más alábese es esto el que se hubiere de alabar; en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová”

 

Y ciertamente, esta es mi gloria y mi alegría, no es  mi condición, es el Omnipotente viviendo en mí.

 

Esto marca la diferencia:

“Saber discernir entre lo santo y lo profano, entre lo inmundo y lo limpio”     (Levítico 10:10, El pecado de Nadab y Abiú)

 

Ezequiel 44: 23

“Y enseñarán a mi pueblo a hacer diferencia entre lo       santo y lo profano, y les enseñarán a discernir entre lo limpio y lo no limpio

 

Ahora vayamos a pasear por la “Senda antigua”  ¿De qué se trata? ¿Es un barniz exterior? Bueno debe haber un equilibrio entre lo interno y lo que proyectamos al exterior, pero el discernimiento no se basa tan sólo en lo que vestimos o como nos peinamos…, mejor revisemos las escrituras:

 

Jeremías 6:16:

“Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad, por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino y andad por él, y hallareis descanso para vuestra alma…”

 

Isaías 35: 8:

“Y habrá calzada y camino, y será llamado camino de santidad; no pasará inmundo por él, sino que EL mismo estará con ellos; el que anduviere en este camino, por torpe que sea, no se extraviará”

 

Que certera es la palabra, conoce muy bien Dios a los que transitan por su camino, no lo podemos engañar.

 

Te invito ahora a mirar tu corazón, a la luz de su palabra, la luz de su Espíritu… ¿qué descubres?

  • Temor de Dios
  • Celo de Jehová

Son palabras que tienes que conocer.  El libro de Romanos 12: 2, nos revela algo fundamental para nuestro caminar con Dios:

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”

“Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo”

2ª Corintios 10:5

 

Es una buena receta, para que permanezca y prevalezca el hombre o la mujer espiritual que hay en nosotros. Y somos nosotros, los que constituimos la Iglesia de Jesucristo, no me refiero a la Iglesia como Organización, sino como Organismo viviente, cuya cabeza es Cristo.

 

¿Cuál es el problema detectado y que debemos denunciar?, hoy por hoy, observamos una iglesia tibia, y lo que es peor una Iglesia contaminada que no sabe discernir entre lo santo y lo profano, entre lo inmundo y lo limpio; y es la iglesia contaminada lo que está estancando el genuino y verdadero avivamiento; las siguientes anomalías están presentes y debemos erradicarlas de nuestras iglesias:

  • La tibieza espiritual
  • La inmoralidad o el pecado escondido ante los hombres, no ante Dios
  • El descuido de la palabra de Dios, el no escudriñarla ni practicarla

 

Ahora te toca elegir, qué deseas hacer ante el inminente llamado de Jesucristo; EL dijo, “la mies es mucha y son pocos los obreros” ¿Responderás como el Profeta Isaías? o, ¿falta algo que hacer en tu vida?  Pablo en 2ª de Corintios 4: 7 señala lo siguiente acerca de nosotros y es muy interesante:

 

“Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros…”

 

Nos queda absolutamente claro cuál es nuestra condición, “Vasos” y vasos de barro, pero llenos de tesoros del cielo, para que no haya jactancia alguna en nosotros, no podemos robarle la gloria a EL

 

Un vaso:

 

Para ir concluyendo e ir hacia nuestra elección, se dice que nuestra vida es como “un vaso para beber”; está hecha para ser llena y usada. Hemos sido creados para “contener a Dios”

Tenemos que ser canales para su Espíritu Santo aquí en la tierra, no como un tubo de desagüe, sino como un depósito que contiene suficiente como para cubrir toda necesidad en que se requiere la VIDA y el PODER de DIOS.

 

Te presento los siguientes vasos, tal como los designa “Bod Gordon” (Fundamentos de la vida cristiana, 1994)

 

  • Un vaso sucio y manchado:

 

¡Nunca darías  un vaso así a alguien que necesita beber! El vaso necesita ser limpiado a fondo y enjuagarlo antes de poderlo usar. Mucha gente no conoce el poder del Espíritu Santo dentro de ellos porque su vida es como un vaso sucio, necesitan urgentemente ser limpios antes de poder ser llenos, porque el Espíritu Santo es agua pura y limpia. Muchos no desean obedecer a la palabra de Dios, éstos nunca van a poder ser usados por Dios, no puede ser un vaso digno alguien que su vida sea inmoral, adulterio, fornicación, promiscuidad sexual. El mundo con su humanismo secular nos está consumiendo con su pensamiento que dista mucho del pensamiento de Dios.

 

 

  • Un vaso agrietado:

 

Nunca soñarías en darle a alguien de beber en un vaso agrietado. Probablemente tirarías el vaso, pero… ¡Dios nunca haría eso! ¿Sabes?

¡ÉL sana las grietas!

 

Mucha gente se siente incapaz de abrirse a nadie porque están agudamente conscientes de sus grietas. La vida y las circunstancias muchas veces les han dado golpes severos.

Dios en su poder, les puede tocar y hacerlos sanos, ilesos, sin grietas. (Mateo 9:12)

Jesús sanó a aquellos que tenían la vida agrietada, es decir, aquellos que sufrían enfermedad, dolor, soledad, daño, rechazo. Él ahora quiere traer sanidad a tu vida y perdón a través del poder de la cruz; y luego quiere llenarnos con su vida y poder por medio del Espíritu Santo para continuar el ministerio de Jesús en nuestros días (Juan 14:2)

 

  • Un vaso invertido:

 

Por supuesto, nunca puedes llenar un vaso que está invertido todo el tiempo. Es necesario que nosotros abramos nuestros corazones y nuestras mentes para que Dios nos llene.

Necesitamos estar receptivos, no cerrados a EL. Jesús no forzará su entrada en nuestra vida.

 

 

Conclusión:

Los vasos son hechos para ser llenos. Un vaso que nunca ha contenido líquido, nunca ha realizado el “Propósito” para el cual fue hecho. Nosotros también somos hechos para ser llenos. La gente nunca ha conocido el poder y la plenitud de Dios por medio del Espíritu Santo en su vida, de la misma manera que nunca ha llevado a cabo “El Propósito para el cual fueron creados”

 

Amigos, amigas ¿desean elegir?  ¿O ya están, en el eterno propósito de Dios para vuestras vidas? Si es así    ¡Felicitaciones!

 

Y ahora… ¿puedes oír la voz de Dios?

 

¿A quién enviaré, y quién irá por Nosotros?

 Entonces respondí yo:

 Heme aquí,    envíame a mí

 

¡Sí! Yo respondo con todo mi corazón, ¡por favor envíame a mí!

Alicia


Publicado en Noticias, Reflexiones | No hay Comentarios »